¿Cómo medir la humedad en interiores? (Con y sin higrómetro)

A nadie le gusta un hogar excesivamente húmedo. La humedad puede hacer que sudes. Te empantanes y te quite la energía (y ni siquiera hablemos de lo que puede hacerle a tu pelo o al maquillaje). Así que es importante saber cuánta humedad hay en el aire.

¿Pero qué significa esto? ¿Qué es exactamente la humedad y qué la hace tan horrible?

En resumen. La humedad se refiere a la cantidad de humedad que hay en el aire. Esta humedad puede ser recogida del ambiente circundante (incluyendo las habitaciones de tu casa) para crear atmósferas húmedas que pueden hacer que se sienta terriblemente mal.

Con todo esto dicho. ¿Cómo sabes cuánta humedad hay en el aire?

Resulta que hay varias formas de medirlo. El higrómetro (herramienta para medir la humedad) es la forma más común. Pero hay muchas otras formas de medir la humedad de tu casa sin necesidad de un higrómetro si no tienes uno a mano.

En esta guía. Repasaremos exactamente cómo puedes utilizar un higrómetro para comprobar los niveles de humedad de tu casa y también cubriremos algunas otras formas en las que puedes ver si tu casa es demasiado húmeda.

Siguiendo la información de esta guía. Podrás dar el primer paso para que tu casa sea menos húmeda.

¿Cómo medir la humedad con un higrómetro?

Así que acabas de comprar tu higrómetro. Pero no está seguro de cómo usarlo. ¡No te preocupes! Usar con éxito tu dispositivo para una lectura precisa de la humedad es más sencillo de lo que se piensas.

Para empezar. Querrás asegurarte de que estás eligiendo el lugar correcto. Esto significa. Que tienes que elegir una habitación que no experimente grandes fluctuaciones de temperatura o humedad. Ya que esto puede alterar la lectura y dar datos inexactos.

Sabiendo esto. Es mejor empezar en una habitación que no esté demasiado húmeda por ejemplo (la cocina o el baño). Para estar seguros. Siempre se debe usar una habitación que no sea de fácil acceso. Como una habitación familiar donde todos estén reunidos.

Siguiendo estas pautas. Sólo tienes que poner tu higrómetro en la habitación y dejarlo durante unas horas. Quieres darle tiempo al dispositivo para leer los niveles de humedad en un lapso de tiempo suficiente para que puedas tener una idea más precisa de lo que está pasando en tu aire.

Revisar la lectura higrométrica cada pocos minutos sólo hará que se pierdan los datos, así que asegúrate de darlos por lo menos cinco horas antes de volver a revisarlos. Existen otras pautas que debes tener en cuenta.

Para empezar. Debes asegurarte de no colocar el higrómetro cerca de (des)humidificadores, aires acondicionados, calefactores o puertas. Ya que lugares como éstos pueden experimentar fluctuaciones bruscas de temperatura que le darán una lectura inexacta.

Mantener la temperatura constante es la clave. Ya que la clasificación de la humedad depende de la temperatura específica de la habitación. Por esta razón. También querrás asegurarte de no tocar el termostato mientras haces la lectura.

Tu higrómetro te dará una lectura en una escala de cero a cien. Los números más altos significan más humedad. Y los números más bajos significan mayor sequedad.

Recuerda que tu lectura te da una humedad relativa a la temperatura específica. Así que los números más altos siempre significan que tu habitación es demasiado húmeda.

Te mostramos algunos higrómetros que pueden serte útil

¿Cómo medir la humedad sin un higrómetro?

¿Pero qué debe hacer si no tienes un higrómetro? No hay nada que temer. Hay varias formas fantásticas de ver si tu casa es demasiado húmeda.

Muchos de estos métodos no requieren herramientas o equipos costosos y son cosas que se pueden hacer fácilmente en casa con poca preparación. Así que. Vamos a sumergirnos y ver qué puedes hacer para medir la humedad en tu casa sin un higrómetro.

El truco del hielo (Primera parte)

El truco del hielo es una de las formas más rápidas y fáciles de determinar si su casa está húmeda o no.

Por supuesto. Este método no mide los niveles específicos de humedad. Pero hace un trabajo maravilloso al indicarte si las habitaciones individuales de tu casa son secas o húmedas.

Ciertas habitaciones de tu casa (como el baño o la cocina) son extremadamente volátiles en cuanto a la humedad. Por lo que puede considerar la posibilidad de comenzar esta técnica en otra habitación.

Para hacerlo. Todo lo que necesitas es un vaso de agua y cuatro cubitos de hielo. Toma esta mezcla y déjala en una habitación sin nadie dentro.

También debes salir de la habitación. Ya que tu presencia o movimiento podría causar que los niveles de humedad cambien. Mantente fuera de la habitación durante unos cinco minutos antes de volver a entrar.

Cuando vuelvas a la habitación. Es hora de evaluar el cristal. Si hay una condensación espesa alrededor del exterior del cristal. Sabes que la habitación es demasiado húmeda.

Recuerda. La humedad hace referencia a la humedad ambiental. Por lo que la presencia de agua en el exterior del vidrio es una prueba de que hay demasiada humedad en la atmósfera. Si no hay condensación en el exterior del vidrio, puedes saber que la habitación es demasiado seca.

Ambos son problemas. Sin embargo. Si tu vaso parece estar en el medio de esto. Deberías estar bien. Esta prueba de hielo es una forma sencilla y prácticamente gratuita de asegurarse de que los niveles de aire en su casa no son ni demasiado húmedos ni demasiado secos.

Si te falta un higrómetro. Considera la posibilidad de probar este truco para poder comprobar los niveles de humedad de tu casa cuando quieras.

El truco del hielo (Segunda parte)

Esta variación del truco del hielo es una gran manera de tener una idea más precisa de cuán húmedo es tu hogar. Para realizarlo. Necesitarás un cubo de basura de metal. Agua. Hielo y un simple termómetro.

El objetivo del experimento es averiguar la temperatura del punto de rocío. Un término que se refiere al punto en el que el agua satura completamente el aire y el vapor de agua se condensa posteriormente.

Querrás usar una lata de metal. Ya que es la mejor para mantener alejados tanto el calor como la luz. Llena la lata unos dos tercios con agua. Luego comienza a llenarla con hielo. Querrás hacerlo lentamente. Agitando la mezcla con el termómetro.

Deja que el hielo se derrita completamente y continúa añadiendo más hasta que notes que el agua comienza a condensarse en el exterior de la lata.

En este punto. Sólo tienes que leer la temperatura en el termómetro. Esta lectura será la temperatura del punto de rocío. Y los números altos serán indicativos de grandes cantidades de vapor de agua en el aire.

En otras palabras. Las lecturas más altas significan que tu habitación es demasiado húmeda. Y las lecturas más bajas significan que tu habitación es demasiado seca.

El experimento de la bombilla doble

Si quiere obtener una lectura aún más precisa, considere la posibilidad de intentar este experimento. Para hacerlo. Necesitarás dos termómetros de mercurio. Un trozo de cartón. Algodón y cinta adhesiva.

Para empezar. Asegúrate de que ambos termómetros tienen el mercurio en sus bombillas (la parte inferior del aparato). Es posible que tengas que agitar los termómetros para asegurarte de ello.

Una vez hecho. Toma un trozo de algodón humedecido con agua a temperatura ambiente y envuélvelo alrededor del bulbo de uno de los termómetros. Cuando esto esté hecho. Pega ambos termómetros a tu cartón con los bulbos sobresaliendo, Usando tu cinta adhesiva para hacerlo.

El siguiente paso es ir a la habitación que planeas revisar para colocar los termómetros frente a un ventilador durante cinco minutos. Querrás salir de la habitación durante el proceso para no crear una perturbación innecesaria.

Vuelve después de cinco minutos y toma los registros de ambos termómetros. Luego. Resta la temperatura del bulbo húmedo de la temperatura del bulbo seco para encontrar el porcentaje de humedad.

Si el bulbo seco está a 26 grados C y el bulbo húmedo está a 15 grados C. Por ejemplo. Restaría este último valor del primero y obtendría una «depresión» de 11 grados C. Registra este valor de depresión también.

Aquí está la parte divertida.

Con estos valores. Encuentra la intersección de la temperatura de bombilla seca y la temperatura de depresión en un gráfico de humedad relativa como éste y encuentra la humedad relativa de tu habitación.

Esto le dará una lectura higrométrica más o menos precisa. En el escenario descrito anteriormente. Esta lectura acabaría siendo de un 28 por ciento. Lo que es un poco en el lado seco.

El truco del pelo

El truco del pelo es uno de los experimentos más divertidos que puedes hacer. Y te da una lectura sorprendentemente precisa. Con sólo unas pocas y simples herramientas. Incluyendo tu propio cabello. Podrás medir con precisión la humedad relativa de tu habitación.

Específicamente. Necesitarás una hebra de cabello humano. Una flecha de papel. Un trozo de cartón. Dos chinchetas. Una botella de spray y un secador de pelo.

Empieza cortando una flecha de una hoja de papel.

Para el siguiente paso. Deberás clavar un extremo del cabello en el cartón. Después de esto. Envuelve el otro extremo alrededor de la flecha que debe ser clavada en el cartón.

Quieres asegurarte de que tu flecha es capaz de moverse con una fricción absolutamente nula. Esta es la clave para obtener una lectura precisa. Aquí está la parte divertida: el cabello humano se expande cuando se expone a la humedad.

Por lo tanto. Podemos razonar que. Cuando no hay humedad. El largo del cabello será más corto que cuando está bien saturado. Estos dos puntos representan los extremos en los que puedes medir tu hidrómetro.

Para registrar con precisión estos puntos. Primero debes secar el cabello hasta que esté perfectamente seco. Esto debería inclinar la flecha hacia arriba (suponiendo que el cabello contenga humedad). Marca este punto como «cero» y deja que represente la parte inferior de su rango higrométrico.

Luego. Satura el cabello con una botella de spray hasta que la flecha se balancee lo más hacia abajo posible. Marca esto como «cien» y deja que sea la humedad relativa máxima.

Una vez que haya hecho esto. Puedes graficar los porcentajes intermedios y darle tiempo a su higrómetro casero para que se ajuste al medio ambiente. Después de varias horas de lectura sin molestias. Debería poder darte una lectura más o menos precisa.

Recuerda que los números más altos representan una humedad relativa más alta y los números más bajos significan que su aire está más seco.

 

La línea de fondo

Probar los niveles de humedad en su hogar es más fácil de lo que piensas. Incluso sin un higrómetro. Hay muchas maneras de asegurarse de que su hogar no esté demasiado húmedo.

Siguiendo la información de esta guía. Puedes medir con éxito la humedad relativa en tu hogar para saber si tu vivienda está demasiado húmeda o no. Como este es el primer paso para tomar medidas para corregir su clima interior. Es importante que siga para averiguar qué tipo de aire está tomando.

¡Entonces no esperes! Si deseas probar los niveles de humedad en tu casa. Usa esta guía como punto de referencia.

Artículos relacionados:

Deja un comentario